Por Guillermo Plazas Alcid



En el fascinante ámbito de las artes plásticas, tres figuras se destacan en el Huila: Ricardo Borrero Álvarez, paisajista de consolidado prestigio; Carlos Salas Silva, joven ubicado en los límites de los siglos XX y XXI, oriundo de Pitalito, y en el área de la escultura, brilla con luz propia el caqueteño-opita Emiro Garzón Correa, cuya obra se admira con perceptible intensidad, en los escenarios regionales, nacionales e internacionales. Grata, gratísima experiencia conlleva aproximarse a la vida y obra de Emiro Garzón Correa. Y a propósito, conocer la autobiografía del destacado artista, constituye noble empeño, por la fuerza del emblemático mensaje que conlleva.

Considero que el Huila, en general, y Neiva en particular, deben homenaje de admiración y gratitud a este destacado artista. Su obra, como puede verificarse objetivamente, está principalmente radicada en la ciudad de José Eustasio Rivera, Misael Pastrana Borrero y Jorge Villamil Cordovez. La formidable obra artística de Emiro Garzón Correa es una permanente exaltación a nuestro pueblo.

Me honro contarme entre los amigos y admiradores del notable escultor. Mi familia, por fortuna, conserva algunas obras de su autoría, tales como: “Los Desplazados”, “Prometeo Encadenado”, “Los Potros”, inspirado en el famoso poema de José Eustasio Rivera, y además, referencias a la “Cafetera”, “Bizcochera”, “La Lectora” y “Lavandera”, tan admirablemente logradas, y tan propias de nuestra realidad regional.
 
Según ha trascendido, se prepara empeño editorial de gran aliento histórico, biográfico y artístico, que tiene como eje central, a Emiro Garzón Correa y su obra. De otra parte, cabe destacar, que en la “Historia Comprehensiva de Neiva”, realización de la Academia de Historia Huilense, con ocasión del IV Centenario de la Ciudad, hace referencia al quehacer artístico de Emiro Garzón Correa, específicamente en el tomo quinto.

Desde luego, quienes tenemos el honor de conocerlo y tratarlo de tiempo atrás, bien enterados estamos de sus fortalezas artísticas, pero no por ello, deja de maravillarnos su esmerado trabajo autobiográfico, cuya cuidadosa lectura recomendamos a propios y extraños. Es, en efecto, gratificante la mesura, como soporte de la trascendencia personal y profesional. Y digámoslo con entera franqueza: Emiro Garzón Correa es un triunfador, como ser humano, y como artista.  

Fuente:
http://www.lanacion.com.co/2013/10/13/emiro-garzon-correa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario