Salvador Verna


Todo está en nuestro interior

 Recuerdo haber leído sobre el David, dicen que era un bloque de mármol arrumbado en el patio de la Catedral de Florencia...El joven Miguel Ángel, soñador y atrevido, miraba algo más que un pedazo de bloque derrumbado, él miraba su sueño...


Al cabo de años de esculpir, mirar, buscar y amar ese pedazo de mármol termino siendo el David, una de las mejores obras de la historia... La respuesta la dio él, cuando le preguntaron, como con un pedazo de bloque, había logrado tan maravillosa obra, a lo que él respondió: “El David estaba dentro de ese pedazo de bloque, yo tan solo quite lo que sobraba”...

Por eso admiro a los Escultores, Músicos, Poetas, Pintores, Bailarines y todos los Artistas, que en un momento decidieron soñar, porque el mundo pertenece a los soñadores, a los delirantes que un día, sin importar el qué dirán, sin usar la razón, decidieron, actuar, escribir, cantar y pintar, con el Corazón....

Somos un pedazo de bloque, arrumbado, fríos, duros, silenciosos, inmóviles a veces por no dejarnos “romper”, por no dejarnos mirar, por proteger nuestro interior, que es en donde están las heridas que más duelen...

No dejemos de Soñar, aprendamos a mirar, las manos de aquel Artista que nos venga a tallar... Emiro Garzón Correa, escultor Colombiano, de vocación Artesano, y Corazón Solidario.
Son tus Manos y tus Brazos, que de a poco van moldeando, esa imagen que tu mente, esas noche has soñado.

Emiro Garzón Correa, Abanderado del Arte, de tu gran Tierra Colombia, fuiste esculpiendo fronteras, con tus manos y tus obras, Les vas dejando tus huellas, a los que vienen llegando.
Diosa del Chairá Los colonos
A la vida
A la paz
Al esfuerzo y a la Esperanza

Son algunas de esas tantas, que obnubilan al mirarlas. Tu caminar se hace lento, al recorrer la explanada, con tu mirada pérdida y tu palabra callada, dando en silencio, en la mano, a la miseria Olvidada… Noche a noche, copa a copa, fuiste invitando a la parca, que sentada ya en tu mesa, fue escuchado tus Historias, y al llegar la madrugada, desconcertada y sin suerte, le has ganado la partida, que había apostado a tu muerte...

Inventor de sueño propio, de manos de Arcilla y Barro, amante de tus mujeres, que noche a noche al moldearlas, no solo muestras sus cuerpos, también desnudas sus almas...

Salvador Verna
Fotógrafo - Escritor.
La Boca, Buenos Aires – Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario